jueves, 9 de marzo de 2017

Primer día sin ella (Otra vez)

Hoy, después de hablar contigo, decidí que tienes razón.
La verdad hoy ni fue mejor que ayer, sólo no hubieron tantas lágrimas.
Me levanté y fui directo a jugar en la TV, no quería ni pensar, de vez en cuando se salia alguna lágrima.
Una amiga interrumpió mi juego para decirme que iríamos a comer, acepté porque después de todo, no había hablado de esto con nadie.
Me bañé y subí al carro, sí, en ambas oportunidades lloré.
Fue bueno poder contarle a alguien que lo dejamos. De hecho, me sentí bien por un momento.
Obviamente todo acabo cuando estuve sola y volví a mi casa. Llegue a mi cuarto y lloré, de hecho estoy llorando ahora y no sé cuanto más pueda resistir sin ti.

Primer día sin ella

El primer día fue como estar dentro de una de esas bolitas que tienen nieve dentro y cuando las sacudes empieza la magia.
La única diferencia era que cuando algo me sacudía yo empezaba a llorar.
La primera noche me fui a dormir llorando, desperté y lloré de nuevo.
Decidí estar bien y levantarme de la cama, camine hacia el baño y ya estando allí empecé a llorar nuevamente.
Salí del baño y trate de ver alguna serie o algo que me llevara a otro lugar que no fuese la sala de mi casa. No pude irme lejos y lloré de nuevo.
De verdad quería estar bien, mi hermano dijo que iríamos al cine y acepte, cualquier cosa para no pensar en ti. Fui a ducharme y lloré.
Salí del baño y espere toda la tarde con la esperanza de que la película que iríamos a ver te sacara de mi cabeza.
Llegamos al cine, compramos los tickets, entramos a la sala y lloré, termino la película y lloré.
Llegue a casa, entre en mi cuarto y lloré. Te deseaba tanto.
Escuche una canción, una que te gustaba mucho y lloré como nunca en todo el día.
Casi iba a terminar la canción cuando dijiste "Hola".